concursal

Concursal

Expertos en Derecho Concursal y reestructuraciones empresariales, experiencia como Administradores Concursales y presentación de concursos.

Desde la experiencia como Administradores Concursales y asesores en la presentación de Expedientes de Concurso (Antigua Suspensión de Pagos) ADCS Bufet, por medio de su sección de restructuraciones, se ha adquirido amplia experiencia en derecho mercantil y concursal, acreditada en sus actuaciones en multitud de procedimientos en los Juzgados Mercantiles.

CONTACTA CON ADCS

Ley de segunda oportunidad - Mediación concursal

Beneficiarios para la ley de la segunda oportunidad

Esta ley va dirigida a autónomos y a particulares que se encuentran en una situación de bloqueo económico debido a deudas que no han podido pagar, hasta ahora no existía ninguna ley que permitiera tener una segunda oportunidad o un nuevo comienzo en nuestro país. Hasta  que se aprobó la ley de la segunda oportunidad, Ley 1/2015 de 27 de febrero, los particulares que tenían deudas tenían que responder de ellas durante toda su vida.

 

Con la reforma de la Ley Concursal y en aplicación de la ley de la segunda oportunidad para particulares, todos los que hayan fracasado debido a la crisis económica o circunstancias particulares y personales, pueden afrontar un procedimiento que les puede llevar a la exoneración de los pasivos no satisfechos, es decir de las deudas pendientes, no obstante se han de cumplir una serie de requisitos, entre los que se debe pasar por un procedimiento extrajudicial primero y otro judicial después.

Para poderse acoger a la Ley se han de ceder los bienes (activos), con excepción de los que son imprescindibles para el desarrollo de la actividad profesional, es decir, que pueda el sujetomantener una actividad económica que le permita sustentarse el mismo y a su familia, si es el caso.

Para acogerse a esta ley de la segunda Oportunidad, es necesario iniciar lo que se llama un procedimiento de Mediación Concursal, donde por medio del nombramiento de un profesional Mediador, puede ser economista o abogado, se convocara a los acreedores para ofrecer una propuesta de pagos coherente con la liquidez del deudor. En caso de no aceptar la propuesta, la propia ley obliga a la presentación del Concurso Consecutivo de Persona Física, y en este proceso se solicitara la exoneración de las deudas no satisfechas. Obviamente el Juez con ayuda del Mediador/Administrador concursal, debe considerar que el deudor actuó de buena fe y que cumple con los requisitos que son exigidos por la Ley, por lo que si se siguen los pasos y se cumplen los requisitos en principio el deudor conseguirá la cancelación de las deudas, en un nuevo resurgimiento como persona. Cabe decir, que entre los requisitos están la de haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos, que no hubiere ocultación de bienes.

Este despacho tiene amplia experiencia contrastada y acreditada en procedimientos de Mediación Concursal tanto como mediadores, como despacho especializado en el inicio de estos procedimientos singulares. El objetivo es liberar de deudas a las personas, profesionales, empresarios, trabajadores por cuenta ajena, que, por motivos de coyuntura económica de crisis, o por circunstancias personales, quedaron atrapados en un bucle de deudas con entidades.

El procedimiento es como decía, la petición de nombramiento de Mediador Concursal Profesional, ante notario o ante el Registro Mercantil, este profesional intentara llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores, si no se consigue, se inicia el procedimiento judicial, presentación del Concurso Consecutivo, liquidación de activos, y petición de exoneración de deudas pendientes, se exceptúan las de organismos públicos Hacienda Pública y Seguridad Social, y las pensiones de alimentos a favor de hijos. Una vez liquidados los bienes disponibles y acreditar no tener más patrimonio se cumple el requisito para poder efectuar tal petición final. Durante el procedimiento se suspenden todas las ejecuciones y embargos que tenga el deudor sobre sus ingresos. El deudor debe esperar cinco años

Extracto de la Ley Concursal en cuanto a los requisitos para la exoneración

 

“1º) Que el concurso no haya sido declarado culpable. Pero incluso en ese supuesto, aunque haya sido declarado culpable por aplicación del artículo 165.1. 1.º LC cuando el deudor o, en su caso, sus representantes legales, administradores o liquidadores, hubieran incumplido el deber de solicitar la declaración del concurso, el juez podrá conceder el beneficio y siempre que no se apreciare dolo o culpa grave del deudor.

2º) Que el deudor no haya sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.

3º) Que el deudor haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa (como son los salarios, las costas y gastos judiciales de la solicitud y declaración del concurso, las costas y gastos judiciales por la asistencia y representación del deudor, los generados por el ejercicio de la actividad profesional o empresarial, de cumplimiento de obligaciones pendientes, etc.) y los créditos concursales privilegiados (entre los que se encuentran los hipotecarios).

4º) Que en el caso de no haber intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, haya satisfecho al menos, el 25 por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

5º) Que alternativamente a este anterior requisito, acepte someterse a un plan de pagos, que cumpla las obligaciones de colaboración e información del artículo 42 LC, que no haya obtenido este beneficio de exoneración en los últimos 10 años, que no haya rechazado una oferta de empleo adecuada a su capacidad dentro de los 4 años anteriores a la declaración de concurso, o que en la solicitud de exoneración, acepte de forma expresa, que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de 5 años, teniendo acceso a esta sección las personas que tengan interés legítimo en averiguar la situación del deudor, quienes realicen una oferta de crédito o de cualquier otra entrega de bienes o prestación de servicios, que tenga que ser remunerada o devuelta por éste y que esté condicionada a su solvencia, así como las Administraciones Públicas y órganos jurisdiccionales habilitados legalmente para recabar la información necesaria para el ejercicio de sus funciones.”

 

Una vez determinados los créditos exonerados, los acreedores no podrán iniciar ningún tipo de acción dirigida frente al deudor para el cobro de los mismos, quedando su derecho extinguido. Quedan no obstante a salvo de la exoneración los derechos de los acreedores frente a los obligados solidariamente con el concursado y frente a los fiadores o avalistas de éste, pues dice este artículo 178 bis que ninguno de podrá invocar dicho beneficio de exoneración del concursado ni subrogarse por el pago posterior a la liquidación en los derechos que el acreedor tuviese contra aquél, salvo que se revocase la exoneración concedida.  Sin embargo, dicha disposición va en contra de lo estipulado en el artículo 1847 del Código Civil (CC), que dice: “la obligación del fiador se extingue al mismo tiempo que la del deudor y por las mismas causas que las demás obligaciones”. Por ello, dado que el efecto de este artículo 178 bis es la extinción de la deuda del concursado, debería producirse, por aplicación del artículo 1847 CC, y por tanto desaparece por completo el débito, y la garantía real carece ya de justificación, lo que sin duda va a crear muchas complicaciones a los acreedores financieros.

Profesionales en

Concursal

Albert

Albert Sanjuan Martinez

Economista - Auditor